EL FUNDAMENTALISMO ECONÓMICO Y EL «SEGUIDISMO» SINDICAL


En estos días la política uruguaya, más concretamente el partido del gobierno, sigue dando pasos reveladores, mientras el presidente Mujica llego con un puñado de contactos de empresarios brasileños, para llevar adelante la política económica que afecta al estado uruguayo y a las empresas públicas o entes como también se han llamado en estos años.
Mientras ahora también la recesión avanza en la economía mundial, afectando invariablemente a la locomotora europea como es Alemania, y mientras los principales voceros de la política y la economía mundial hablan de la recesión de la economía el viejo continente, mostrando que la zona euro es una ficción.
En el partido de gobierno ya se ha superado la etapa del “posibilismo” económico para marchar en las ideas políticas y filosóficas hacia el regazo de la impunidad, de la gran empresa privada y los bancos internacionales.
Mientras el gobierno ajusta su aparato sindical y sobre todo el que afecta al sistema financiero y a las empresas públicas, bajo el denominador común de la “reforma del estado” que se ha transformado en estos días en una política de estado, tal como lo exigen los bancos internacionales. 
Mientras los principales popes del FA, se han sometido a un verdadero exorcismo sobre las ideas del marxismo o cualquier forma de la soberanía nacional, el movimiento obrero oficial en el puntos clave ha acompañado este viraje estratégico de Vázquez, Mujica y Astori.
No hay que ser un especialista para darse cuenta, que el modelo global del capitalismo con su ejército de yuppis y politólogos ya no convencen como “convencían” hace unos años, sobretodo por la obra que han realizado colocando a gran parte de la economía mundial en situación de colapso y bancarrota, en puntos que no tiene retorno.
Si por la inteligencia fuera ello no podría ser posible, pero lo cierto es que los dirigentes del gobierno y el movimiento sindical oficial han optado por marchar por la línea de las privatizaciones, la contención del salario y jubilaciones, lo que no tiene discusión sobretodo en los efectos negativos que ello causa en la vida de la familia de los trabajadores uruguayos.
No hay entonces ni posibilidades de mejoras económicas, bajo esta política económica, ni posibilidades que el salario y las jubilaciones tengan una recuperación importante en estos días.
Solo el artificio del crédito interno al consumo verdadera usura financiera contra los salarios bajos, se ha convertido en un espejismo donde “parece” que todo va bien.
De nada de esto se ha hecho cargo en la denuncia los dirigentes sindicales oficiales comprometidos con la política económica del gobierno en sus nuevos cargos, salarios y cargos de confianza. Ni de las privatizaciones que ya “no existen”, pues hay leyes como las PPP que las promueven con el voto del Frente Amplio y en todo caso son defendidas por el nuevo libreto sindical. No hay lugar para la confrontación con esta política desde estos ámbitos sindicales, pues lo está evidenciando la práctica de estos últimos meses. No hay lugar para la defensa de los legítimos derechos de los trabajadores con Fagián y compañía, o con las direcciones que legitiman la ley de las PPP, o la “maravilla” neoliberal del “promejora” en la educación. 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s