PAGAN LA DEUDA EXTERNA NO HAY SALUD PÚBLICA

Se ha hablado mucho durante todo este tiempo de la salud en general y de los esfuerzos que ha hecho el gobierno en el tema, para en definitiva no cambiar nada que mejore en forma significativa, las condiciones generales y de asistencia de la mitad de la población que es lo que se atiende en salud pública.
Aunque distante de lo anterior, también la salud privada sujeta a las realidades que impone la relación económica costo y beneficios, se ha visto deteriorada en sus niveles de atención al usuario.
Sin duda que con el modelo privado que se ha mantenido en forma dominante, lo único que ha garantizado el gobierno es un crisis permanente ocasionada por los bajos recursos otorgados y a menudo frenadas por carencias estructurales que tiene el sistema publico, ahora bajo el paraguas del sistema integrado nacional de salud.
En estos días si algo ha quedado claro que el sistema estalla por donde las contradicciones se hacen insalvables resultado de los cambios sucesivos del elenco ministerial, y de direcciones a diferente nivel del sistema público.
Da la impresión por momentos que el caos promovido por el gobierno y los dirigentes oficiales de la salud con sus disputas por el poder en torno a ASSE y en el plano sindical, es el mejor rédito que le están haciendo para que la Salud Pública no funcione y se le haga el
campo orégano al alto empresariado privado.
El camino del Frente Amplio ha sido la apuesta a un sistema de “cogestión” privado y público,
donde si algo va expresándose con cada vez mayor nitidez, es que ante la constante crisis de la gestión pública sin avances significativos, se afirma la hegemonía de las grandes empresas privadas que el gobierno y los sindicatos oficiales han salvado en forma reiterada hasta bajándose el salario.
El gobierno del FA en estos días ha enfrentado los efectos de una crisis que tiene un carácter
crónico, pues en su segundo gobierno de gestión no ha logrado superar positivamente los diversos problemas que surgen de largos años de desgastes, y de las inconsecuencias presentes de su gestión que siempre queda aprisionada entre los grandes intereses empresariales, la falta de presupuesto, la ausencia de renovación de más trabajadores con calificación sanitaria y serios problemas de infraestructura sanitaria.
Si a ello se les impone los nuevos problemas políticos que surgen en el gobierno con su ministerio, se puede prever que allí lejos se está de encaminar los problemas sanitarios del país, ahora teñidos de las internas de la política del partido de gobierno.
En estos días que el gobierno ve crecer su endeudamiento externo y embarcado en una de sus mayores políticas privatizadoras, que naufraga en el caos de la mayor crisis global del capitalismo, la población más humilde queda desprotegida por obra de su política y la inconsistencia de ser capaz de gestionar verdaderos emprendimientos sanitarios a favor de los trabajadores y de toda la población.
Para ello claro es necesario tomar decididamente otro rumbo y plegarse en forma más decidida a lo que es ya un verdadero movimiento universal contra la injusticia y la opresión capitalista.
Una vez más hay que recordarlo el sistema de salud debe garantizar la salud de todos los uruguayos empezando por los más humildes y pobres para ello es necesario otro sistema, el estado debe garantizarlo, lo demás es puro cuento.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s