SE LAVARON LAS MANOS, QUE ES DIFERENTE

Desde nuestro punto de vista son inaceptables las equivocaciones asumidas por Vázquez y Astori. Nos hacen acordar mucho a Pilatos, más que asumir responsabilidades más bien que las altas autoridades gubernamentales, se han lavado las manos olímpicamente, a los efectos de frenar la investigación y ver la dimensión de los costos que han significado, sus equivocaciones para el país. 


Rossi, Astori y Campiani
En los últimos años, hemos visto como el pretexto o la más superficial de las justificaciones puede transformarse en un instrumento constante de los políticos del gobierno, ahora los del FA, para sostener su 
política de privatizaciones, que no es otra cosa que la más vulgar de las apostasías de los dirigentes políticos que una vez fueron de izquierda y pretendieron llevar al país por el camino de cambios populares. Hoy luego de lo que hemos apreciado con la quiebra de Pluna, y la inducción de los principales jefes de la política del progresismo en semejante negociado, una vez más se ha comprobado en forma casi desgarradora la liquidación de la empresa por el gobierno nacional.
Luego de una larga ausencia el vicepresidente Astori se hizo presente, para ocupar su cargo en la presidencia del senado, sin participar en el curso de debate, e hizo pública una carta en la que asume su responsabilidad sobre los hechos,
Casi en el mismo instante el ex presidente Vázquez, hizo lo mismo asumiendo su responsabilidad como jefe de estado ante el negocio último de Pluna que lo llevó a tal situación de quiebre.
Lo único cierto es que luego que los dos dirigentes del FA, que asumieron la “responsabilidad” de estos hechos, que es lo que queda para los trabajadores, para los endeudados, para los miles de pasajes emitidos, para la política de “integración” o mejor dicho la  “desintegración” que están llevando adelante desde la dirección del gobierno y el estado. 
Desde nuestro punto de vista son inaceptables las equivocaciones asumidas por Vázquez y Astori. Nos hacen acordar mucho a Pilatos, más que asumir responsabilidades más bien que las altas autoridades gubernamentales, se han lavado las manos olímpicamente, a los efectos de frenar la investigación y ver la dimensión de los costos que han significado, sus equivocaciones para el país. 
Si se hubieran equivocado honestamente hubieran habilitado la investigadora parlamentaria para que todo el país y especialmente sus electores que tanto han confiado en Vázquez, en Astori y Mujica, conocieran lo que se ha sucedido con Pluna.
El acto de honestidad no está precisamente en asumir la “equivocación”, cosa de la que estaba realmente asombrada la señora Topolansky, al ver tanta humildad. 
La honestidad hubiese estado en saber la danza de millones que llevaron adelante los gobiernos del FA,  mientras no hay dinero para arreglar una escuela, o un hospital, o tener casas decentes para los trabajadores pobres de todo el Uruguay.
Ya existe una larga lista de actos no transparentes donde los gobiernos del FA, no investigan los hechos delictivos, llevados adelante bajo su responsabilidad en la dirección del estado.
La otra obra suprema de solidaridad con el quiebre de Pluna ha estado en el directorio de ANCAP, que en principio le ha costado a la empresa como 28 millones de dólares, y resulta que la única sancionada es una funcionaria que firmó el cheque. 
Francamente todo lo de Pluna y sus consecuencias económicas políticas y laborales parece una obra de mal gusto, con escaso libreto, y con varios mamarrachos escénicos, donde Baráibar sigue durmiendo la siesta de privatización en privatización y de quiebra en quiebra….
Aunque como siempre, lo importante es que no nos duérmamos nosotros..

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s