FRENTE SOS UN CAGÓN

Estamos asistiendo, lamentablemente a la hora de los cobardes y traidores y también cagones, no sólo cagones para el matrimonio igualitario sino también para implementar la reforma agraria, la nacionalización de la banca y el comercio exterior, eliminar las AFAPS, estatizar los puertos y aeropuertos, auditar la deuda externa, en fin para forjar un proyecto de país antiimperialista y anticapitalista.

Escribe 
Matías Matonte – J26M
UN POCO DE HISTORIA
Como el título que encabeza esta humilde columna, así rezaba un cartel improvisado por la rabia y la impotencia escrito a las apuradas, seguramente por algún activista del colectivo en defensa de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales “Ovejas negras”; en la tarde en que el senado en su conjunto prorrogó el debate y la votación del matrimonio igualitario hasta el mes de abril.
La homosexualidad existe desde que el hombre es hombre, no es un enfermedad ni una elección del individuo sino una inclinación sexual que se descubre sobre todo en la pubertad o incluso antes en la niñez; a través de la historia en la antigua Roma y Grecia en ciertos períodos fue respetada y tolerada, en el siglo veinte el nazismo atacó agresivamente a la comunidad gay, cientos quizás miles no se sabe fueron exterminados en los campos de concentración, los prisioneros eran obligados a portar en su ropa un triángulo rosado, hasta en la película inglesa de temática LGBT “Bent”, se dice que era más fácil ser judío que gay en los campos de exterminio. En la ex Unión Soviética en la década de los veinte gracias al influjo de la única mujer integrante del gabinete de Lenin, Alexandra Kollontái, se derogaron las leyes que condenaban el aborto y la homosexualidad, años más tarde ya en el gobierno de Stalin, en el 36 ́ volvieron a ser delito so pena de cárcel.
En los Estados Unidos a través del siglo veinte hasta los 70 ́, con algunas excepciones, la homosexualidad fue perseguida y reprimida, se clausuraban bares gays se detenía a la gente y se los echaba de sus trabajos, varios homosexuales de notoriedad pública también fueron acosados durante la cacería de brujas de McCarthy.
Pero para hablar de nuestra América Latina, en el período precolombino exceptuando los imperios inca y azteca, la homosexualidad era libre y tolerada, hasta que el genocida español Vasco Nuñez de Balboa arrojó a los perros hambrientos decenas de indios para purgar la tierra del nefando pecado de sodomía.
En los últimos veinte años el avance en la conquista de derechos por parte de la comunidad homosexual han sido notorios, salvo en Venezuela, Perú, Bolivia, Paraguay y Chile en el resto de los países de América del Sur existen uniones civiles y Argentina se convirtió en la primer nación de la región en establecer el matrimonio igualitario, además en Brasil se reconoce la unión civil pero en el estado de Alagoas rige también el matrimonio entre personas del mismo sexo.
 
LA HORA DE LOS COBARDES
En nuestro país a pesar de existir la unión civil, la decisión del gobierno de dilatar el proceso, produjo en el seno del movimiento activista duras reacciones e increpaciones a la fuerza política de gobierno que hasta el día anterior había sido su principal aliado. Si algo vuelve a demostrar esto es que el progresismo no se la juega por nada ni por nadie, en estos tiempos estamos asistiendo, lamentablemente a la hora de los cobardes y traidores y también cagones, no sólo cagones para el matrimonio igualitario sino también para implementar la reforma agraria, la nacionalización de la banca y el comercio exterior, eliminar las AFAPS, estatizar los puertos y aeropuertos, auditar la deuda externa, en fin para forjar un proyecto de país antiimperialista y anticapitalista con fuerte raigambre popular en la clase obrera y trabajadora, los estudiantes y los jubilados.
Hoy hasta quedan en ridículo aquellos frentistas que se empeñan en atacar a Cuba por su presunta represión y persecución a los homosexuales en la isla cuando lo que en realidad hubo fue cierta discriminación e intolerancia debido al machismo y homofobia inveterados en la sociedad cubana como en cualquier sociedad; lo que pasa que a Cuba la comunidad internacional sus defectos y errores se los ve con lupa y sus aciertos y maravillas se los ve desde lo altísimo de la torre de babel; pero hoy le duele más que nunca al imperialismo y sus aliados que Cuba en un debate nacional histórico este a pasos de reconocer la unión civil entre personas del mismo sexo. Tienen un terror de que se les acaben las excusas para persistir en el criminal bloqueo que ya lleva más de cincuenta años de de orientación sexual uno   oprobiosa fama. aborda los temas.
 
DESDE DONDE ESCRIBO 
Pues bien quien le escribe esta humilde columna a los lectores de “La Juventud”, es un pequeño comerciante de Durazno de veintitrés años de edad, simpatizante de la izquierda de este país desde su niñez, y desde hace un año militante del Movimiento 26 de Marzo a causa de la ignominiosa traición del Frente Amplio a los trabajadores y el pueblo.
A mí desde chico diferentes personas me enseñaron que cuando uno va a defender un argumento o refutar otro, siempre hay que tener la honestidad intelectual para decir desde que lugar uno está hablando, desde que posición socio-económica, política, religiosa, o hace unas semanas cuando el matrimonio igualitario tuvo media sanción en la cámara de diputados, y todo hacía prever que la ley quedara establecida antes de fin de año con la sanción del senado, un amigo mío frentista que conoce mi orientación sexual y mi adhesión partidaria me dijo: -Y ahora vas a volver al Frente que te vas a poder casar algún día o seguís disconforme con todo lo que hace el Frente. Lo único que atiné a contestarle fue que yo no pensaba que la injusticia más grande del país fuera que las personas del mismo sexo no pudieran contraer matrimonio, que más me preocupaba los más de ochocientos mil trabajadores percibiendo de salario menos de diez mil pesos, los centenares de miles de jubilados sobreviviendo con menos de ocho mil pesos al mes, el cuarenta por ciento de las tierras cultivables en manos extranjeras, la megaminería tratándose de comerse el Uruguay, le dije que por eso había adherido al 26 y la AP por su programa revolucionario y por el accionar consecuente de sus dirigentes. 
Lo único que me quedé con ganas de decirle a mi amigo, es la expresión de un deseo que quiero compartir con ustedes, y es que anhelo que la Asamblea Popular, esta izquierda renacida de las cenizas como el ave Fénix, en los ámbitos adecuados como los plenarios programáticos y demás instancias se anime a discutir y debatir el tema de los derechos de los homosexuales, porque honestamente y de todo corazón creo que se lo merece.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s