SALUD, UNA PROMESA AÚN INCUMPLIDA

Por lo crónico del problema que lleva muchos años sin resolver, y en los hechos cada día es más grave, adquiriendo ribetes trágicos como ha sido la muerte de una madre en Paso de los Toros en momentos de dar a luz.

El proceso de privatización de la salud no es nada nuevo en nuestro país, pues es más que notorio que la concentración de grandes empresas de servicios médicos, cuyo objetivo ha sido la ganancia, en todo el proceso de la entrega de servicios de sanidad a la población, ha entrado en crisis importantes en los últimos años. 
No solo en la salud del estado o publica, sino también en el área privada, que es en donde se produce la mayor concentración económica y succiona en forma constante y sistemática los recursos de la salud pública, por diversas vías y procedimientos.
El último gran invento que hizo la administración frenteamplista, para el llamado sistema integrado de salud, se ha constituido en un formidable apoyo logístico para los grandes empresarios de la medicina, que ha ido en desmedro de la atención a los trabajadores pobres y su familia.
Estos tienen objetivamente, tienen una atención inferior a la aceptable en todo el proceso de atención de la salud, ya sea anterior o posterior, a su atención médica. 
La atención médica en todo este tiempo se ha transformado en uno de los verdaderos talones de Aquiles donde la llegada a la atención, y la atención posterior así como la obtención de medicamentos es una verdadera odisea masiva y casi trágica. Por lo crónico del problema que lleva muchos años sin resolver, y en los hechos cada día es más grave, adquiriendo ribetes trágicos como ha sido la muerte de una madre en Paso de los Toros en momentos de dar a luz. Falta de atención, prevención y también de condiciones apropiadas en el equipamiento, así como en el transporte de pacientes para urgencias.
Las insuficiencias en cuanto a la atención a los niños, a la mujer, es probable que no se noten en el discurso, de las autoridades responsables y en el propio estado
donde recientemente ha existido un cambio de ministro, sin embargo la rienda corta en los gastos, en este sentido son evidentes por más que el gobierno diga lo contrario.
Se ha hecho mucho revuelo con lo que ganan los anestesistas, los enfermeros asesinos, las inversiones, y tantas cosas que debe realizar cualquier gobierno en materia de salud, así como resolver la atención a la población, que crean miles de tensiones diarias. Aunque lo cierto es que los problemas crónicos no se han resuelto ni mucho menos.
Se han ampliado largamente los servicios a terceros, en muchas empresas privadas, muchos de ellos amigos del gobierno como se ha denunciado, que por otra parte, trabajan para muchas áreas y secciones del estado. 
La salud sigue siendo un gran debe, pues la mercantilización de todo el proceso, así como las enormes diferencias sociales que existen en los ingresos de todo el personal, que van desde sueldos muy altos hasta los más bajos, que obligan a los empleados a varios empleos, no es ni por asomo una señal positiva para la población. Si a ello le agregamos la transferencia constante de recursos humanos hacia el sector privado por diferencias en los sueldos, muestra sin duda competencias donde hay favorecidos y condenados de por vida, con esta política.
Para verificar lo que afirmamos y ya es ampliamente conocido en nuestro país, no hay más que observar la puerta de cada hospital o policlínico del país, para sacar conclusiones. Y también observar que son muchas más de las que hemos planteado. Solo falta voluntad política, cosa que el gobierno no tiene.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s